Todos aquellos que tenemos un teléfono inteligente, o incluso alguno que otro no tan inteligente, nos hemos encontrado alguna vez con el temido mensaje que dice “Solo llamadas de emergencia,” el cual indica que nuestro teléfono ha perdido toda conectividad con la red celular de la que dependemos. En términos generales, esto quiere decir que no podemos utilizar nuestro teléfono para absolutamente nada por el momento… excepto para llamadas de emergencia, aparentemente. Pero ¿cómo es posible que podamos hacer llamadas de emergencia si no tenemos cobertura en donde nos encontramos? ¿qué ocurre aquí?

La respuesta a esta pregunta, que seguro se la han hecho en algún momento, radica en el funcionamiento de las redes y la tecnología GSM. Mientras que los teléfonos celulares de antaño utilizaban cada uno su propia configuración específica que los ataba exclusivamente a la red de nuestro proveedor, esto cambió durante las últimas dos décadas, con la introducción de la tecnología GSM: Los teléfonos GSM tienen, en efecto, la capacidad de conectarse a todas las redes de este tipo que estén disponibles. Por ello es que aún los teléfonos que vienen “bloqueados” se pueden liberar, y mediante este mismo sistema es que funcionan los servicios de roaming internacional.

Sin embargo, el que un celular tenga la capacidad de conectarse a una red no implica que esta le permita hacerlo. Cuando un teléfono de una compañía intenta conectarse a la red de otra, esta le permite conectarse, pero de una forma muy limitada: En otras palabras, únicamente le permite conectarse si se trata de una emergencia. Por ello vemos el temido mensaje de “Solo llamadas de emergencia” cuando perdemos la señal de nuestra operadora.

Ahora, por supuesto, las llamadas de emergencia solo funcionan si en efecto donde nos encontramos existe cobertura de otra operadora. De no existir, entonces será imposible hacer llamadas de cualquier tipo.